domingo, julio 08, 2007

Rutas en BTT por el Vallés Occidental

Esta semana he descubierto una afición interesante entre los terrícolas. Se trata de pilotar un vehículo de dos ruedas impulsado por la fuerza motriz de las piernas. Un mecanismo de tracción mediante una cadena, hace girar la rueda trasera del vehículo llamado bicicleta.
Este fin de semana he decidido experimentar la sensación que produce circular por el bosque con una de estas máquinas. La sensación ha sido placentera, sobre todo sabiendo que al llegar al punto de destino me esperaba un manjar delicioso con el que reponer las fuerzas después del ejercicio.

1 comentario:

julio dijo...

yo tambien le doy al pedal con el animo de comerme una buena butifarra
al final del trayecto.porqué, si no ¿que?

del bicicletero julio